A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Zuera, SXXI. Qué Zuera?

La tendencia y la creación de condiciones para el desarrollo y el crecimiento demográfico fue una idea que estuvo presente en nuestro pensamiento desde el primer momento en que los socialistas nos hicimos cargo hace años del gobierno municipal. Aunque en primera instancia, hubo que aplicar las mayores  dosis de recursos y esfuerzos a renovar todo aquello que denominamos infraestructuras y, con ellas, la dignidad de un tejido urbano abandonado a su suerte,  la idea de bienestar y mejora estaba ya  intrínsecamente vinculada en aquel momento, a la noción de progreso en sus más variadas manifestaciones: económica, social, cultural y, por supuesto, demográfica.

El municipio en forma de sueño, que venía bombeando en nuestro interior  de manera infatigable y obstinada, requería de ese proceso de avance como única fórmula para hacer posible  mantener el sistema de equipamientos públicos que formaban parte de un proyecto de municipio, que a su vez habría de convertirse  poco después, en un poderoso mecanismo de atracción.

La voluntad del pueblo de Zuera nos permitió adoptar decisiones el tiempo suficiente para poder materializar determinantes transformaciones que terminarían configurando el Zuera actual. Se trataba de cambios y mejoras de diversa índole, la mayor parte de las cuales, no obstante, latían en nuestro corazón desde el día que dejamos de ser adolescentes. No cabe duda de que fuimos unos afortunados.

Aunque hoy la crisis acapara las portadas de todas nuestras expectativas, fueron otros, sin embargo, los factores que se adelantaron a marcar un cambio en la tendencia que, poco después, el desorden financiero no ha tardado en apuntalar. A consecuencia de ello, Zuera lleva cinco años perdiendo  músculo y cayendo en un estado de flacidez y laxitud tal, que si nadie lo remedia, podría convertirse en endémica.

Se echa en falta una estrategia, una idea, una mirada lúcida, una voluntad resuelta y juiciosamente expresada que esboce un mapa de situación. Una cartografía donde aparezcan, cómo no, los indicadores que muestren la magnitud de los problemas y la dificultad que entraña superarlos, pero también las vías de oxigenación donde hacer acopio del necesario caudal de  esperanza que la situación exige. Solamente así podremos hallar las puertas de salida. Que las hay. Qué duda cabe que los grandes estímulos a la reactivación económica, social y emocional del municipio vendrán cuando le lleguen al conjunto del país, pero es una equivocación pensar que las ciudades o, mejor, los pueblos, sean meros escenarios donde se ponen en escena libretos que otros escriben. La energía regeneradora que el país necesita en estos momentos debe brotar de todos los rincones del territorio y muy en particular de sus ciudades y sus municipios. Pero claro, para ello se precisa que alguien empiece a urdir el futuro posible como condición sine qua non  para construir y llenar de contenido el presente. Que alguien tenga planes, que crea en ellos y acierte a despertar expectativas. Lo que da sentido al día a día son las ilusiones que ciframos en el porvenir, las aspiraciones y metas que, una vez alcanzadas, se supone habrán de hacernos, a nosotros y a nuestros hijos, seres más confiados y felices. Nada de esto parece importar a las gentes que hoy nos gobiernan. Si juzgamos  por el inmovilismo, la mediocridad y el entumecimiento general  que envuelve la vida  institucional, parece evidente que los allí instalados no contemplan entre sus preocupaciones y prioridades otra cosa que no sea mantener su propio estatus económico y social.

Como para hablarles del proyecto y la definición del  Zuera del siglo XXI…

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>