A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Zuera. Reiniciar, reconducir, reinventar

La clave, las urnas

El panorama social  y político que deje tras sí la crisis es todavía hoy tan impredecible, que mucho me temo que sea quien sea quien gobierne tras las elecciones se verá abocado a afrontar un periodo de transición. En el caso de Zuera, la situación será, si cabe, un poco más complicada, porque solamente si gobierna el PSOE será posible llevar a cabo la, por otro lado,  imprescindible y purificadora radiografía que la situación exige. Cuatro años de improvisación, huída hacia adelante y desvertebración orgánica dejan secuelas e hipotecas mil que sólo afloran con el paso del tiempo y tras un análisis sistemático y pormenorizado de la situación. A estos efectos, las irregularidades y los intentos de transgredir la ley de los que hemos tenido somero conocimiento, merced a la labor vigilante del grupo municipal socialista, no pasan de ser la espuma superficial de la marejada que hoy  hay desatada en el interior del ayuntamiento y cuyo origen hay que situar en esa mezcla de insolvencia e irresponsabilidad a la que ya me he referido en otras ocasiones.

En vista de todo lo cual, parece lógico que las propuestas programáticas que a punto están los Partidos de hacer públicas deban, o deberían, combinar en sus contenidos un compendio de expectación, porque no se puede acudir a unas elecciones sin tratar de generar ilusión y esperanza, con importantes dosis de prudencia, contención o, si se prefiere, realismo pragmático.

Para los sectores sociales que les gusta escuchar antes de ir a votar, creo que esa va a ser la intersección por donde verán discurrir la credibilidad de los candidatos. O sea que en esta ocasión, más que en otras, resultará interesante conocer que tipo de políticas o tratamientos, incluidos los de choque, se van a aplicar a temas tan acuciantes como la hacienda pública, el mantenimiento de los servicios o la impostergable labor integradora que Zuera va a necesitar para encarar el futuro.

Resultará sustancial averiguar, en un periodo de carencias como el que se avecina, con qué instrumental y, sobre todo, con qué actitud se disponen a hacer frente a la necesaria activación económica, imprescindible para contribuir a generar empleo. Cuál va a ser la nueva arquitectura financiera sobre la que se van a sentar las bases de un municipio que necesita imperiosamente volver a ser competitivo. Cómo se va a enfocar la también inaplazable tarea de modernizar la administración, sus servicios e instalaciones. Sin olvidarnos de la comunicación con los ciudadanos, hoy sometida a parámetros más propios de mediados del siglo pasado, que de un mundo donde la transparencia se va abriendo camino a golpe de redes sociales y progresión tecnológica.

Es muy posible que los grandes proyectos tengan que esperar, si por tal entendemos  las magnas transformaciones concebidas al amparo del crecimiento económico y demográfico, rasgo identitario de las décadas pasadas. Pero ello no quiere decir que haya que renunciar a otro tipo de aspiraciones, eso sí, a partir de ahora, más cualitativas. Hay que encontrar otro tipo de valores  añadidos, derivados en este caso, no sólo de la formación, sino también de un nuevo e innovador enfoque de la realidad. Al menos si se desea que el 50% de nuestros desempleados encuentren trabajo a medio plazo.

Se impone una nueva lectura de cuanto nos rodea. Y en esa tarea puede resultar  especialmente relevante y clarificadora la visión de aquella generación que de manera más implacable está castigando la  crisis: la de los más  jóvenes. Patrimonio urbano, rústico, medioambiental,  renta de situación, economías de escala, recursos humanos, potencial emprendedor, tecnología, etc..Ahí están las nuevas fuentes de riqueza del municipio de Zuera. Pero, eso sí, hay que encontrarlas.

En definitiva, se trata de llevar a cabo una verdadera y profunda prospección exploratoria de nuestras oportunidades y expectativas  en la que, de una u otra manera, debería estar implicada toda la sociedad zufariense. A la Administración correspondería la tarea de impulsarla y de crear las condiciones que garantizasen  el éxito de la operación.

No sólo es conveniente. También es posible.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>