A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Re-renovarse

Escenario del 38 Congreso Federal del Psoe.

Re-renovarse

He visto hace unos días con satisfacción que el Secretario General de mi Agrupación, Luis Zubieta, será uno de los delegados por la provincia de Zaragoza que asistirán al 38 Congreso Federal del Psoe, que tendrá lugar en Sevilla, dentro de unos días. Me alegró por él porque tendrá oportunidad de vivir en directo un evento que se prevé transcendental para el futuro del socialismo en España y porque, de paso, nosotros podremos tener acceso, no sólo a información de primera mano, sino también al abundante y lógico anecdotario que siempre acostumbra a desencadenar un acontecimiento de esa naturaleza. La expectación está garantizada y todos – de los nuestros, se entiende- deseamos fervorosamente que no se cierre en falso y sirva para encender la llama regeneradora de la esperanza. Aunque, personalmente, estoy convencido de que de este congreso no saldrán las soluciones que el Partido Socialista necesita, si espero al menos que del mismo surja la línea, la corriente de ilusión que nos indique el camino de salida y, tal vez, la persona en quien depositar nuestra confianza no en el corto, sino el medio plazo. Posiblemente esto último sea demasiado pedir.

También he observado, sin sorpresa, al ojear el listado que, salvo excepciones, la relación de compañeros que irá a Sevilla compone una terna profundamente renovadora. Si exceptuamos a unas cuantas personas entre las que se encuentra el representante de Zuera, la media de experiencia institucional y orgánica de la mayor parte de las mismas oscila entre los 20 y 30 años. Lo cual significa que la mayoría tienen un amplio recorrido en materia de renovación y reiniciación,  pues ya se sabe que en nuestro sistema político, tanto si se trata del contorno orgánico como del institucional,  las renovaciones tienen lugar cada 4 años.

Habrá quien piense que son los de siempre, que la lista es más de lo mismo y que “mal empezamos”. Craso error. Porque, digo yo, quién mejor que estos compañeros, tan curtidos y experimentados  en mil batallas del poder, sea en los ruedos orgánicos o institucionales, tan conocedores, todos y todas ellas, de los entresijos y recovecos de la política y sus desencantos, para saber con verdadero conocimiento de causa qué es lo que conviene y debe ser renovado, para que la sociedad española vuelva a confiar mayoritariamente en nosotros, los hombres y mujeres del Partido Socialista. Pues, eso.

Claro está que para que pueda llevarse a cabo en este caso- como en los anteriores- la deseada e impostergable renovación, habrá que renovarles de nuevo – y perdón por las redundancias y aliteraciones- los correspondientes mandatos y responsabilidades para que de esta forma esperen serena y pacientemente el desgaste del PP y por la vía de la desesperación o el aburrimiento una nueva generación de votantes pueda identificar  lo desconocido con lo nuevo.

Ironías aparte y así, como a bote pronto, se me ocurre que existen  otras fórmulas para la renovación, estructural y formalmente más sencillas y, por lo tanto, de más fácil y rápida comprensión para todos aquellos sectores sociales que de manera indignada, escéptica o paciente  aguardan todavía expectantes que el dial socialista se desplace hasta donde se localiza  su verdadera y heterogénea audiencia. Se trata del clásico y sin embargo, inusual “echarse a un lado”, dejando paso a otros compañeros que con una mirada distinta, con un sistema sensorial diferente y una capacidad de percepción, no contaminada, en definitiva, más fresca y contemporánea,  pasan a ser quienes llevan a cabo la interpretación del momento y nos proponen sus puntos de vista, sus planteamientos y sus estrategias. Aunque se equivoquen. Acaso no son múltiples y de bulto redondo los errores que con la venia del Partido cometió nuestro querido amigo José  Luis.

Me gustaría que del próximo Congreso saliese elegido como Secretario General Alfredo P. Rubalcaba, porque considero que posee las cualidades que le hacen más idóneo  para afrontar este momento eficazmente que Carme Chacón. Aunque puedo estar equivocado, a veces los problemas tienen varias vías de solución. Pero adelanto que el Reglamento interno que surja de Sevilla debería contemplar la elección del Secretario General no a través de votos delegados, sino por elección directa de todos los militantes. También considero que el destino de Rubalcaba es quemarse o, si se prefiere, abrasarse. Y no sólo porque el destino de todo político que se precie es ese, sino porque R. no tiene ambición de poder, son otras las motivaciones que le impulsan y le sostienen, y es esa la cualidad o circunstancia la que le hace especialmente apto para iniciar una etapa de tránsito que culmine en la verdadera renovación donde se conjuguen lo necesario con lo posible.

Dicen que va a ser un Congreso muy disputado, al que posiblemente Rubalcaba llegue con algunos apoyos más que Chacón. Ni los apoyos de uno ni los de la otra son desinteresados, esto es política, pero, claro está, que el resultado incidirá en la línea a seguir por el Partido los próximos años. Lo que no sé durante cuantos. Como ya he puesto de manifiesto, estoy convencido de que lo que ahora tiene lugar sólo es el principio de un proceso que si se pretende eficaz, debe durar varios años. Porque no es sólo cuestión de ilusión, discursos e ideas, es mucho más que eso. O sea que me gustaría que fuese Rubalcaba quien pusiese esa primera piedra y que saliese del Congreso tan fortalecido de autoridad y credibilidad que en un plazo razonablemente breve, pudiese prescindir del 70 % de los interesados apoyos que le hubiesen encumbrado a la Secretaría General. Si así fuera, seguro que la historia del Socialismo español le otorgaría un lugar a la derecha del Padre.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>