A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Primarias. Corto y cierro

El Gállego en calma

1
La primera vez que nuestro actual Secretario General encabezó una lista electoral perdió 565 votos y dos concejales. El hecho tuvo lugar en su pueblo natal, Ejea de los Caballeros, y corría el año 2007. Había tenido que esperar años para encontrar el momento oportuno y para que éste llegara tuvo que provocarlo. Su antecesor gobernaba con una muy holgada mayoría absoluta, 11 concejales de 17. Cuatro años más tarde, allá por el 2011, a la anterior pérdida de votos añadió otros 233 más, y en esta ocasión, también la mayoría absoluta. Pudo continuar gobernando mediante un pacto con IU. Estos datos adquieren su verdadera y mayor relevancia si tenemos en cuenta que su sucesora, en el año 2015, volvió a obtener la mayoría absoluta recuperando más de la mitad de los votos que en dos elecciones había perdido. En total 452 de los 798 que se habían evaporado en las dos convocatorias que él había encabezado.
Fue ya en el 2015 cuando dio el salto como candidato al Gobierno de Aragón, tras ocho años de presidencia en la DPZ, cuya elección, como se sabe, es indirecta, Presidente y diputados los nombra el Partido. En la elección a Cortes perdió solamente cuatro diputados con respecto a las elecciones anteriores. El Partido Socialista obtuvo 18 escaños, el número más bajo desde que se establecieron las elecciones al Parlamento autónomo. Es de razón mencionar, en este caso como atenuante, que por esas fechas ya habían aparecido Podemos y Ciudadanos y, qué duda cabe, tal circunstancia cercenó las posibilidades electorales del Psoe. Aunque también parece evidente que su presencia al frente de la candidatura tampoco supuso ningún revulsivo motivador para el votante Socialista.
A nuestro actual Secretario General y Presidente del Gobierno autónomo no se le pueden negar sus múltiples y valiosos atributos. Cualidades que le han llevado a ocupar todo el abanico de cargos que el espectro institucional aragonés ofrece. Desde concejal a Presidente de Gobierno, pasando por la Alcaldía y la Presidencia de la Diputación Provincial. Todas ellas íntimamente asociadas al poder orgánico que viene ostentando desde principios de la década y que tan hábilmente ha utilizado en su propio interés de parte. Sin embargo, entre todas esas cualidades no encuentro ni el don del carisma ni la gracia de la empatía. Caracteres ambos, creo, propios de las personas llamadas a desempeñar cualquier tipo de liderazgo. Ese carácter del que tan necesitados estamos en el Partido Socialista para salir del atolladero en el que nos encontramos. Programa ya tenemos y retórica, también. Pero de poco sirven ambos si no disponemos de buenos mensajeros. Es decir, de creíbles y eficaces comunicadores. Aquellos que además de información e hiperbólica elocuencia, saben llegar al corazón de la gente.
2
No es lo mismo ostentar el poder, que a la vista está se puede alcanzar por múltiples vías, que gozar de autoridad, entendida en el sentido latino, una acepción que una persona tan cultivada como él tan bien conoce. Ésta no es inherente al mando y por lo tanto no se transfiere con él. La otorgan las bases, la gente y, en última instancia, los votos y el reconocimiento social. Creo que fue Arzallus quien en alguna ocasión dijo “…dadle el poder, que el carisma ya le vendrá dado”. O algo parecido. Pues, bien, yo diría que en el caso que nos ocupa la proposición no ha convertido en hecho la presunta conclusión.
A pesar de todo lo anterior, me parece de justicia reconocer que teniendo en cuenta las condiciones de extrema dificultad en que tiene que desempeñar su cargo de Presidente está llevando a cabo una buena gestión. Como también la hizo en su etapa local. Aunque en este caso no tenga tanto mérito. Cualquier alcalde que hubiese gozado del abastecimiento financiero al que tuvo acceso en su periplo municipal estoy seguro que hubiese dejado su pueblo como un auténtico belén.
Pero como adelantaba en mi anterior entrega, si ahora sacamos a colación estos temas es porque estamos en puertas de las Primarias y nuestro Secretario General aspira a ser reelegido. Omito referirme al contexto orgánico en que se llevaron a cabo las anteriores Primarias, estando ya él en el cargo, ni a las trabas que se pusieron a sus potenciales competidores hasta provocar su abandono. Me gustaría, pero no hay espacio para ello.
Su actual campaña, que comenzó mucho antes de que se diera el pistoletazo de salida, pivota básicamente sobre su gestión al frente del gobierno de Aragón. Y ya hemos dicho que no tenemos nada que objetar sobre su actuación en dicho ámbito. A la auto ponderación de sus méritos y logros, algunos de ellos en estado de desiderátum, ha decidido incorporar la intimidación y el chantaje a alcaldes, concejales y cargos públicos, advirtiéndoles de los males que se pueden derivar del hecho hipotético de que él no resulte reelegido para la Secretaría General.
Reclamar el voto de los alcaldes y las agrupaciones locales blandiendo amenazas sobre los recursos que puedan o no recibir en función de quién gane las Primarias me parece, además de una arbitrariedad, una coacción y un atropello. Tras esas aseveraciones subyace ese espíritu oportunista que urge erradicar de este Partido, si aspiramos a algo más que a lavarle la cara. Es indigna la utilización tramposa y ventajista del poder institucional al servicio de intereses sectarios. Tendencia que, desgraciadamente, ha hecho mella en múltiples agrupaciones locales. Todos los municipios tienen derecho a obtener los recursos que les corresponden en función de sus particulares carencias y expectativas de futuro. ¿Por qué vincular las necesidades de los municipios y de sus habitantes todos, a las fidelidades orgánicas y lealtades partidarias de sus gobernantes? ¿Qué culpa tienen los hombres y mujeres que viven en una comunidad de que sus representantes estén orgánicamente alineados con uno o con otro? ¿Acaso no podría darse la circunstancia contraria, que las cosas fueran mejor con el otro que con el uno? ¿Quién puede hablar de certezas en el magma social en que se mueve la política en estos tiempos que corren?
El hecho de que llegara a pasarle por la cabeza dimitir de su cargo o convocar elecciones si no se le votaba me pareció un grave desatino. Resulta difícil encontrar mayores niveles de soberbia y debilidad. El nuestro es un partido maduro, sobre todo eso, y gane quien gane se aceptarán los resultados y las consecuencias que de los mismos se deriven. Para eso existe el sentido de la responsabilidad…y de la humildad. Después ya vendrán los porqués de las cosas. Interrogantes, por cierto, que junto a la autocrítica, hoy parecen estar ausentes del universo intelectual de nuestro Secretario General. ¿Nunca se ha planteado por qué tiene tan poco poder de convocatoria si ésta no va instrumentalizada por todo el poderío orgánico del qué dispone?
Mal paso daríamos- aunque habríamos de encararlo democráticamente- si con nuestro voto contribuimos a fortalecer un contrapoder dentro del Partido que persevere en el empeño de dividirlo, torpedeando y sustrayendo la autoridad del actual Secretario General. Los hay que, como el cuco, cantan en un sitio, pero ponen los huevos en otro.
Dirigirse al compañero y entonces candidato a Primarias, Pedro Sánchez, en los términos de desprecio y prepotencia que utilizó en nombre de los socialistas aragoneses me pareció un despropósito intolerable y, francamente, descalificador. Al igual que el servilismo adulatorio y grotesco del que se valió para glorificar la figura, tan respetable como la del anterior, de la entonces candidata y Secretaria General de los socialistas andaluces. Qué suerte, no tener sentido del ridículo.
El próximo domingo ganará quien más votos obtenga. Si del resultado que se alcance no se deriva un sincero y potente ejercicio integrador, el Partido Socialista solo podrá aspirar en el futuro a la supervivencia.
Feliz voto libre y secreto.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>