A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Objetivo: integrar

Cambio por la integración

Parece evidente que el ejercicio de la libertad en las sociedades democráticas como la nuestra siembra o hace crecer en ellas el germen de la diversidad. De ahí que gobernar en democracia exija, al menos teóricamente,  prestar atención a todas las ramificaciones convertidas en pequeñas comunidades que conviven en el marco de un mismo medio territorial, social, cultural e institucional. Es labor primordial del político el saber encontrar los nexos de unión que subyacen en el interior de las diferentes colmenas  sociales y hacerlas explícitas, de manera que adquieran rasgos o caracteres identitarios y, de esta forma, comiencen a actuar como instrumentos de cohesión social. La tarea no es fácil, y máxime en un momento como el que nos ha tocado vivir, donde el sistema imperante ha impuesto por encima de cualquier otro, el ideal del individualismo, no sé si salvaje o no, como paradigma sólo a través del cual, se puede tener acceso a las cotas de bienestar a las que, legítimamente, todo el mundo aspira.

El caso es que sea por naturaleza, por historia o por los valores que tradicionalmente defiende, solamente desde la izquierda es posible hilvanar un discurso y una praxis creíbles donde los intereses colectivos o generales o como los queramos denominar se sobrepongan a la atomización cuando no confrontación, a la que nos abocan los parámetros que maneja la derecha.

Esta perspectiva bienintencionada no debe, sin embargo, alejarnos de la realidad cotidiana que es el marco donde late el magma de las preocupaciones, aspiraciones y frustraciones personales y familiares, que son las que establecen en estos momentos el primer nivel de expectativas y cuya decepción oscurecería, tal vez de manera irremediable, el horizonte de cualquier otro tipo de ilusión de carácter más abstracto. No parece prudente ponderar el significado del patrimonio cultural del municipio y sus  posibilidades de desarrollo a una persona al quien se le acaba de agotar la percepción del desempleo y se dispone a solicitar el subsidio de paro. Y ello, aunque pudiera existir una relación directa entre el impulso cultural y la creación de puestos de trabajo.

Tal y como yo veo las cosas y por razones que sería largo  y complejo enumerar, Zuera permanece a la espera desde hace tiempo, de que alguien con determinación política y una visión clara de lo que hoy es la sociedad zufariense, asuma el reto de integrar las piezas de un puzzle social, si cabe más complejo que el de hace unos años, pero cuya composición aportaría al momento, una vitalidad que sólo puede derivarse de un sentimiento de cohesión del que está huérfana desde la crisis social que marcó la década de los noventa. Omito decir que el paso de la derecha por el gobierno municipal, si bien no ha contribuido a empeorar la situación, tampoco ha ayudado a mejorarla, si tenemos en cuenta la visión sectaria que habitualmente rige sus políticas, sea cual sea el marco de actuación en el que las apliquen.

Posiblemente la etapa que se abrirá tras las inminentes elecciones proporcione la oportunidad de encarar esta asignatura pendiente cuya superación significaría un importantísimo activo en orden a afrontar la muy difícil tarea de combatir eficazmente los efectos de la crisis económica.

No hace falta decir que ese hipotético escenario sólo se dará si es el Partido Socialista quien gana las elecciones. Y ello, no solamente por la filosofía que rige sus planteamientos políticos, sino porque al frente dispone de una persona, Luis Zubieta, que reúne como ningún otro candidato, los rasgos que lo definen como un hombre ponderado, responsable y sensato, sensible a los beneficios  y ventajas que se derivarían para Zuera  de una convivencia sustentada en los valores de la integración y las ilusiones comunes.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>