A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Medioambiente y patrimonio cultural

Ubicada en el paraje del Salz, junto a la ermita.

Ubicada en el paraje del Salz, junto a la ermita.

Hace ya unos años que cuando accedemos al paraje del Salz, solo vislumbramos recortando el horizonte, los perfiles solitarios de la ermita y su fiel ciprés. Recientemente, paseando por aquel entorno, pude comprobar el deterioro y el deprimente estado de abandono en el que se sume el lugar donde durante unos años estuvo emplazada la Casa de espiritualidad, Juan Bonal. Residencia y albergue que con tanto esfuerzo y tanta ilusión habían levantado las Hnas de la Caridad de Santa Ana. Las personas que no pisen aquel terreno, perfectamente puede haber llegado a la conclusión de que aquella instalación nunca existió, de que fue como un sueño. Un mal sueño para sus impulsoras y un sueño llamado a desvanecerse para todas aquellas otras que acuden a la zona una vez al año, exclusivamente, al reclamo de la romería.
Sin embargo, a su marcha, las Hermanas de Santa Ana, tras demoler los edificios, nos dejaron un terreno dotado de vegetación, sistema de riego y un tejido viario pavimentado, cuya recuperación y mantenimiento podría depararnos un magnífico parque con muy poca inversión. Dotado de cierto equipamiento y dado su magnífico y simbólico emplazamiento, podría constituirse en un enclave lúdico, susceptible de ser aprovechado no solo el día de la Romería, sino a lo largo de todo el año, tanto por los amantes de la naturaleza como por aquellos otros que se sienten atraídos por el patrimonio cultural.
La zona que ha venido siendo objeto del inevitable expolio, desde que quedó abandonada, conserva todavía, no obstante, un valor y unos atractivos evidentes. Pero es de temer que el proceso de degradación continúe, si no se actúa con diligencia por parte de quien tiene capacidad para hacerlo o, en su defecto, por algún otro organismo o institución que asuma la responsabilidad de restaurarlo.
No es el único predio municipal en el que, de un tiempo a esta parte, se aprecian evidencias claras de desatención y falta de interés por la conservación del patrimonio público. En un momento en el que falta fuelle para desarrollar proyectos y llevar a cabo nuevas inversiones, debería ser prioritario preservar en buen estado de mantenimiento, todos aquellos lugares que incorporan al paisaje, además de componentes identitarios, oportunidades para el bienestar. Sirva como ejemplo, además del que nos ocupa, el hermoso rincón donde se yergue el Arco de la Mora, donde toda la iluminación y el mobiliario que embellecía el conjunto ha sido objeto de actos vandálicos y nadie se ha preocupado de su reparación.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>