A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Los Ayuntamientos y el empleo(II)

innovacion y colaboración in situ

Diversificar, cualificar

Hay quien sostiene refiriéndose al tipo de gestión que los Ayuntamientos deben llevar a cabo en tiempos de crisis, que la cuestión no consiste tanto en hacer cosas nuevas, cuanto en hacer lo que se venía haciendo, pero de manera distinta. Es una afirmación de carácter tan generalista que resulta difícil de rebatir. Sin embargo la envergadura de la situación es tal, que la vamos a dar por buena y pensar que es cierta, pero que convendría ir un poco más allá. (Me acuerdo del chiste de Eugenio “…pero hay alguien más..?”

Hace unos días intentaba poner de manifiesto que entre las opciones que Zuera tiene de cara al futuro, existe una en la que hay que continuar teniendo fe a medio y largo plazo. Se trata de la transformación de suelo con vistas a la atracción y captación de nuevas empresas. En realidad van a ser muy pocos municipios los que tengan esa puerta abierta, pero es indudable que Zuera,por sus características geoestratégicas, etc…, es uno de ellos.

Dicho esto, convendría pensar en todo lo demás. La mayor parte de los parados que tenemos hoy en Zuera proceden de tres sectores fundamentalmente: industria, servicios y construcción. Si no estoy equivocado, el desempleo afecta mayoritariamente a dos bandas de edad: a los jóvenes, incluidos los que aspiran a un primer empleo, y a los mayores de 50 años. Si nos tomamos el tema en serio, y no hacerlo sería una absoluta y descalificatoria frivolidad, este hecho habría que tomarlo en consideración, con carácter previo o simultáneamente al de la movilización de recursos, habida cuenta de que estas personas son, o deberían ser, las principales destinatarias de las políticas municipales.

Qué tipo de actuaciones se deben poner en marcha a corto y largo plazo si queremos ayudar a estos sectores de la población  a salir de la situación en que se encuentran y de qué manera se puede ayudar a sus familias a sobrellevar las cargas económicas que las circunstancias les imponen.

Parece evidente que, como Zuera no es un caso aislado, el enfoque a medio plazo pasa por todo lo que tiene que ver con la formación, la cualificación y la reorientación laboral de los afectados hacia los sectores más susceptibles de generar crecimiento y  riqueza. Ahí la palabra la tienen fundamentalmente las empresas, pero también las instituciones, y los ayuntamientos en particular. Por lo tanto se impone una inicial tarea exploratoria y de colaboración, a todos los niveles posibles, entre el mundo empresarial y, en este caso, el de las Corporaciones locales. Diálogo, ideas, búsqueda conjunta de salidas, nuevas estrategias,  localización de nuevos yacimientos de empleo que, casi con toda seguridad serán pequeños y, por lo tanto, deberían ser múltiples.

Hay que volver a mirar hacia el territorio y ver todo lo que en el mismo crece y qué nuevas alternativas de activación económica pueden surgir de él. No hace falta decir que sea cuál sea las decisiones que se adopten éstas deben estar sustentadas en criterios de innovación y aplicando la tecnología a un nivel que, al menos en nuestro ámbito municipal, nunca se han empleado. Y esto, excuso tambien decir que no se improvisa. Por lo tanto ahí surge la primera cuestión con verdadera transcendencia política. Entre las gentes que aspiran a gobernar el ayuntamiento, cuáles serían las más idóneas para acometer esta novedosa e imperiosa tarea. Vamos a dejarlo ahí.

Tanto el sistema de administración como el de gestión, a través de los cuales el ayuntamiento lleva a cabo sus tareas de mantenimiento y funcionamiento ordinario, exigen de un inaplazable proceso de modernización que de no llevarse a cabo con urgencia, pueden deslizarse por una pendiente de ineficacia y degradación que podría conducirnos a prácticas de abandono y desidia que a los más jóvenes les resultará difícil de imaginar.

Ese proceso no tendría por qué incidir negativamente en el mantenimiento de puestos de trabajo, pero sí implicaría tanto su imprescindible recalificación como su diversificación. Los apaños que se han hecho recientemente sólo responden a intereses oportunistas y cortoplacistas. Si el ayuntamiento quiere resultar verdaderamente útil a los ciudadanos cuyos intereses administra, no puede ser que en sus hábitos de comportamiento y métodos y técnicas de trabajo, vaya por detrás de las prácticas  y los usos que la sociedad ya tiene asimilados. Lo que rige a nivel municipal en estos momentos es la contra-modernidad.

En terrenos como el de la participación o la comunicación interactiva, el desfase existente no puede ser más evidente. Las páginas Web de los ayuntamientos al servicio de la imagen de la corporación o del alcalde de turno deben pasar a la historia. Mejor dicho, ya hace tiempo que han pasado, otra cosa es que haya mucha gente que todavía no se haya enterado. Por ahí, si prevalece el espíritu de servicio y los intereses de los ciudadanos, también se puede crear empleo. Depende del valor y la importancia que le demos a la obligación de mantener la transparencia de la Institución y de ser eficientes en la tarea de solucionar los problemas de quienes mantienen con sus impuestos la maquinaria municipal. La cosa va a ir por ahí.

El Ayuntamiento de Zuera posee una instalación a la que se bautizó cuando se inauguró con el desiderativo nombre de Centro de emprendedores. Creo que aparte de cambiarle el nombre, el concejal responsable del mismo, estos años lo ha utilizado para “sus cosas” y poco más. Al menos no he tenido conocimiento de que en cuatro años haya arrojado algún resultado acorde y coherente con las funciones que se le presuponían. A las instalaciones hay que dotarlas de contenido,  y normalmente eso implica aportar ideas, recursos y trabajo. No tenemos constancia de que haya sido así

.Lo cual no quiere decir que no pueda serlo en el futuro, pero, claro con mayor voluntad política y sobre todo con mayor claridad de ideas.

Como ya no me dedico a redactar programas electorales, dejo una mejor concreción de cuanto digo a quienes tengan que llevar a cabo las políticas de reactivación económica que Zuera va a necesitar en los próximos años. Hay muchas más ideas, solamente hay que encontrarlas. Pero todas ellas pasan por promover un nuevo cambio cultural, donde cuestiones tales como la tecnología, la innovación aplicada al conjunto de los procesos y la participación-colaboración social se sitúen en el eje de lo que a corto plazo será el  nuevo paradigma  del  denominado Servico público.

No diré que en la carrera partamos con ventaja, pero sí que, en términos relativos, gozamos de algunos valores específicos de los que carecen la mayor parte de los municipios: territorio, servicios y un emplazamiento con alto valor estratégico. Debemos saber aprovecharlos. O, mejor dicho. Debemos poner al frente del Ayuntamiento a personas que sean capaces de entender qué significa eso y, consecuentemente, detectar y extraer nuevas fuentes de riqueza del medio en el que nos desenvolvemos.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>