A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Las primarias. Nueva encrucijada

Carmen Dueso

Desde que hicieron su aparición en el panorama político Ciudadanos y Podemos, el Partido Socialista quedó emparedado entre las dos formaciones políticas de nuevo cuño. Una de corte conservador, con moderno envoltorio, y la otra, de proyección progresista. Su consolidación y el errático itinerario llevado a cabo por los estamentos orgánicos del Psoe derivaron en un nuevo mapa político, dentro del cual la hegemonía del Partido Socialista al lado izquierdo del espectro fue puesto en cuestión. Y ese es el marco en el que todavía nos desenvolvemos. Las últimas encuestas aparecidas en distintos medios, acreditan que Ciudadanos se afianza e incluso crece y Podemos va lentamente a la baja, tendencia de la cual pudiera beneficiarse un Partido Socialista que en estos momentos, repunta. Estamos hablando del panorama a escala nacional, pero lo que nos ocupa en estos momentos es la situación en el marco de Aragón.
En pocos días los afiliados del Partido Socialista en Aragón serán llamados a manifestarse a favor de uno de los dos candidatos que concurren a estas Primarias. Por un lado tenemos a un aspirante sobradamente conocido por su larga trayectoria política, en el que además concurre la doble circunstancia de ser el actual Secretario general y Presidente del Gobierno Autónomo. Por el otro, una candidata, Carmen Dueso, que si bien es ampliamente conocida en el marco político de la ciudad de Zaragoza no dispone de un perfil bien definido en el conjunto del resto de Aragón.
Para bien o para mal, eso ya se verá, uno tiene a su favor, además de una dilatada experiencia en cargos orgánicos e institucionales, el poder del aparato del Partido. Los militantes saben bien en qué consisten los Aparatos y cómo han sido históricamente utilizados para predeterminar el resultado de todo tipo de procesos orgánicos. Y también son sabedores de que recientes acontecimientos han venido a poner de manifiesto que los Aparatos no son lo que eran, cuando toman directamente la palabra los afiliados. Tales circunstancias generan incertidumbre y emoción, pero, qué duda cabe, hacen más estimulante la participación.
Por su parte, Carmen Dueso, que posee también a otra escala, experiencia tanto en el campo institucional como en el orgánico, goza del beneficio que otorga la cualidad de lo novedoso. Es más fácil asociar su figura al cambio que amplios sectores de la militancia anhelan. Su candidatura arranca con el beneplácito de Ferraz y más en concreto, del actual Secretario General, Pedro Sánchez. En su haber cabría añadir, su condición de mujer. Nunca hemos tenido los socialistas aragoneses una Secretaria General.
Es indudable, o al menos yo así lo creo, que el futuro del Partido Socialista pasa inexcusablemente por llevar a buen término el proceso de regeneración iniciado con el nombramiento del actual Secretario General y que a día de hoy permanece todavía inconcluso. Y la cuestión que se plantea, si damos por buena la anterior premisa, es de la mano de qué candidato puede llevarse a cabo en Aragón dicha tarea con mayores garantías de éxito. Cuál de los dos puede volver a conectar más eficazmente con la sociedad, con los sectores que nos abandonaron y, más específicamente, con los jóvenes, sin cuya concurrencia el Partido Socialista estaría inequívocamente abocado al estancamiento y al declive. Y esto, como es obvio, no depende solo del modelo de Partido que cada cual defienda, sino de muy variopintas circunstancias. Entre todas ellas, adquiere singular relevancia la imagen de credibilidad que cada cual proyecta de cara a alcanzar los objetivos de regeneración y cambio que nuestros potenciales votantes esperan del Psoe.
En esta ocasión, dejaré de lado el refrán según el cual vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer. Como cualquier afiliado de base, tengo mis razones para pensar de esta manera. Son muchos años de militancia contemplando operaciones de presunta renovación que terminan en meras operaciones de maquillaje. Estamos gobernando en Aragón en condiciones extremadamente difíciles y no seré yo quien niegue a nuestro presidente voluntad y capacidad para establecer alianzas y llevar a cabo, en tales circunstancias, una buena gestión, máxime después de la penosa estela dejada a su paso por el anterior gobierno del PP. Pero ahora toca hablar de otra cosa, se trata del Partido, y más en concreto, de rehabilitar su imagen ante los aragoneses. Una imagen que quedó hecha trizas por los cambios sociales y los males endémicos que arrastraba lo organización basados en el clientelismo, el abuso de posición, el sectarismo, y el voto cautivo. Sin olvidar el todavía latente y bochornoso espectáculo que diera lugar a la dimisión de Pedro Sánchez.
Personalmente apuesto por la renovación y por asumir de manera proactiva los riesgos que la misma entraña. Los prefiero a los que conlleva la continuidad, los cambios de collar y, en definitiva, el más de lo mismo. ¿Qué peligros entraña una hipotética bicefalia al lado de la aventura protagonizada por Pedro Sánchez hoy respaldado- no sé si teóricamente- por sus más conspicuos detractores? Cada elección plantea un nuevo escenario, un nuevo punto de partida y el Partido Socialista en su historia más reciente ha demostrado disponer de los suficientes recursos para hacer frente a cualquier tipo de eventualidad.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>