A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

La tentación revisionista

odon45

 

No es amarga la verdad, lo que no tiene es remedio

(J.M. Serrat)

 

Nota preliminar. Aunque voy a referirme en varias ocasiones al Centro de Estudios Odón de Buen (CEOB) del que soy impulsor y socio fundador junto a otra serie de personas, deseo aclarar que las opiniones que a continuación expreso son absolutamente personales, de ahí que las publique en el Blog del que soy titular.

 

Nosotros estamos muy interesados en preservar la figura de Odón, es decir, su trabajo, su pensamiento y su manera de estar en el mundo. Lo estamos porque a grandes rasgos compartimos su pensamiento, le ad-miramos y estamos interesados en que la semilla de sus valores, permanezca y continúe germinando.  También lo estamos porque queremos a esta Villa de Zuera y pensamos que potenciar su memoria le añade un valor incuestionable al municipio en  que vivimos.

 

Diez días antes de las fiestas y como viene siendo tradicional, el alcalde remitió el programa de fiestas con un Saluda a todas las asociaciones de Zuera. A todas, menos al Centro de Estudios Odón de Buen, como también viene siendo  tradicional en los gobiernos del PP. El motivo no lo sabemos.

Desde una perspectiva local, era difícil  sustraerse al sesgo beligerante y reaccionario que había inspirado la historia del pregón de las fiestas de este año y que al parecer va a tener continuación a lo largo de los próximos meses.

La celebración del 150 aniversario del nacimiento de Odón es una idea puesta en práctica por el Centro de Estudios Odón de Buen (CEOB). Una idea que, por otra parte, a cualquiera se le hubiera podido ocurrir, pero que surgió en el seno de nuestra Asociación. De ahí que desde el año pasado, entráramos en contacto con miembros de la familia (nietos y bisnietos), con el Instituto Español de Oceanografía, La Real Academia de las Ciencias, La Universidad de Zaragoza, la IFC, el Ayuntamiento de Cuenca y de otros organismos que pudieran estar interesados en el evento. Como nuestros pasos no eran ningún secreto, el Ayuntamiento estaba al corriente de los mismos, incluso a través de alguno de nuestros socios. Lo que no fue posible es que nos recibiese el alcalde, “en el momento que lo requerimos,  para poderle exponer directamente nuestro proyecto conmemorativo*. Y aunque sabíamos las razones y el porqué, el artificio del Pregón ha venido a constatarlas.

 

***

 

El “ansia” por falsear o alterar el significado de la figura de Odón que, dicho sea de paso, es patrimonio de la humanidad –nosotros incluidos-, es una pretensión rapaz que algunos miembros del PP más retrógrado de esta localidad albergan desde hace años y manifiestan de manera intermitente y coyuntural. Léase oportunista.

En la primavera del año 99 (y no del 98) tuve la oportunidad de asistir a un acto “cerrado al público” -sólo concurrimos los expresamente invitados, apenas un tercio del Reina Sofía-, no exento de connotaciones bochornosas, cuya mención ahora no viene a cuento. El alcalde del PP de aquel momento, que a punto estaba de dejar de serlo porque era año electoral, pretendía adueñarse de la figura de Odón promoviendo  la reedición de dos de sus libros, que finalmente vieron la luz a través de la Institución Fernando el Católico. Omitió, sin embargo, aclararnos en aquel momento que el proyecto no era suyo y que la financiación de aquella iniciativa en cierta medida venía asumida por sus verdaderos impulsores: Joaquín Marcén, hoy desaparecido, y Mariano Del Cos, en la actualidad presidente del Centro de Estudios Odón de Buen. Es decir, que ambos señores, no sólo aportaron la idea, sino que además pusieron dinero de sus bolsillos para  motivar e impulsar  la reedición y que ésta se llevase a cabo. Tuvieron que superar no pocas reticencias puesto que el alcalde por aquel entonces todavía estaba en aquello de que “habla muy mal de la Iglesia”. Hay documentación que así lo acredita. Finalmente, como digo, fue la IFC quien editó la publicación.

Años más tarde, concretamente con motivo de la repatriación de sus restos, acontecimiento que el actual gobierno del PP ignora sistemáticamente, estas mismas gentes dejaron caer a través de sus medios una serie de ocurrencias y medias verdades que dejaban entrever, el desconocimiento y los prejuicios que tenían sobre el personaje y la desgana con la que estaban asumiendo los actos que dieron en declarar a Odón como Hijo Predilecto de la Villa, a título póstumo. Todavía andará por ahí la publicación.

La siguiente aproximación a la figura de Odón por parte de este PP local es seguramente la más chusca: pintar la fachada del colegio que lleva su nombre de un azul que tal vez pretendía  ser “marino”, pero que se quedó en azul pepero.

Procede recordar que pocos años antes, las corporaciones socialistas, habían rehabilitado y  pintado íntegramente el Colegio, habían repuesto su nombre en la fachada de la que en su día fue arrancado  y reincorporado el busto de Benlliure en su lugar original. Como es sabido, ambos habían sido víctimas de la barbarie franquista en “aquel” momento dado.

 

La puesta en escena del Pregón, sin contar con los otros Grupos políticos que integran la Corporación Municipal, ha sido el tercer intento, pero estamos seguros de que no será el último, porque están muy “motivados”. Y no porque tengan posibilidad alguna de vender la imagen de un Odón más acorde con su ideario político (Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible – C.M.Talleyrand -), sino porque como le dijo el escorpión a la rana tras clavarle su aguijón: “no pude evitarlo porque está en mi naturaleza”. Que es tanto como decir, en su patología.

Una patología, dicho sea de paso, radicalmente antagónica a la del hombre cuya evocación, al parecer, ahora les enamora.

Me parece muy bien, todo lo que el Ayuntamiento pretende llevar a cabo en conmemoración del 150 aniversario de nuestro paisano. En el fondo nos consideramos los verdaderos inspiradores de ese empeño, y ahora me refiero al Centro de Estudios, pero deben saber que apenas podrán capitalizar los aspectos más superficiales y efímeros de este súbito frenesí odoniano. Y ello por una razón muy sencilla: porque no creen en él. Y cuando lean el libro de la biografía que recientemente va a ver la luz – y del que gustosamente hablaremos en otro momento-, todavía creerán menos, porque no podrán soportar la verdad. O sea, que adelante. Me permito sugerirles que también pueden reeditar sus Memorias, esas que vieron la luz en el “volatilizado” año de 2003 y que, no obstante, deberían ser objeto antes, de algunas pequeñas erratas que contienen.

***

 

Odón es un hombre universal. Eso quiere decir que es patrimonio, por supuesto de la familia, aunque sea lejana o tangencial, de la comunidad científica internacional, del país al que tanto amaba, España, y también de su pueblo, Zuera. Y lo es, en este caso,  no sólo porque nació aquí, sino porque como nos dejó constancia, Zuera siempre estuvo en su mente y en su corazón. Así lo acreditan los múltiplos testimonios que se refieren a sus  viajes  y al permanente contacto que mantuvo con su familia y sus amigos de infancia. Ahí esta el colegio que con la democracia, volvió  a llamarse Odón de Buen. Ahí esta también la casa que terminó de construir en el año 1934 del pasado siglo y que le fue incautada arbitraria e injustamente en el 37, donde aspiraba, en su retiro, a escribir sus memorias. Y ahí, es decir, aquí, están también miles de personas de diferentes generaciones que se sienten orgullosas de haber pasado por las todavía espléndidas instalaciones de un colegio al que el franquismo le arrebató el nombre.

Finalmente, estamos nosotros que también lo reivindicamos. Lo reivindicamos intentando sacarlo del olvido, promocionando su legado, creando redes y sinergias con personas e instituciones que comparten nuestras inquietudes, promoviendo actividades, publicaciones, etc…Es una manera como otra cualquiera de materializar nuestras ilusiones.

Pero, claro, como no nos gusta que nos tomen el pelo o se burlen de nosotros, miembros como somos de la comunidad zufariense, es por eso que nos complacerá ir aportando datos referentes al “ilustre zufariense” que sin duda pueden contribuir a deshacer el posible equívoco sobre su figura, en el que pudieran haber incurrido, tanto los actores, “tal vez” fuera de contexto,  como parte de la bienintencionada audiencia.

Posiblemente el tiempo les proporcione la oportunidad de reescribir la historia, pero les aseguro que ese momento todavía no ha llegado.

 

 

 

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>