A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Jorge y Pep

Valdano y GuardiolaNo son mis ídolos, pero sí son personas hacia las cuales miro (ad-miro) desde hace ya bastantes años. Llamaron mi atención ambos tiempo ha, por su manera de estar dentro y fuera del campo. Esta dualidad siempre la he considerado requisito imprescindible, condición sine qua non, para dejarme arrastrar por la corriente magnética que muchos personajes o profesionales públicos o famosos irradian.

La gente ofrecemos una cara cuando estamos dentro de nuestro medio y otra distinta cuando nos hallamos  fuera de él. Me tienen que encajar las dos y resultar armonioso el conjunto, cual si se tratara de piezas de puzzle.

En ambos personajes reparé cuando eran jugadores. Ambos tenían una planta fenomenal, altos, elegantes y elásticos. De Guardiola me gustaba su visión de juego, su capacidad creativa, su implicación con el equipo y el partido en todo momento y, sobre todo, lo que todo lo anterior venía a poner de manifiesto: su actitud en el terreno de juego, su carácter, su compromiso total, cual si la vida le fuese en cada partido. Debo decir que por aquel entonces Cruyf ya había pasado por el Barça y mis querencias futboleras habían quedado ya definitivamente prendidas de aquellos colores y aquel escudo que tantas veces había dibujado en los cuadernos de mi infancia y adolescencia.

A Valdano sin embargo lo conocí fuera del terreno de juego. En Las Galias. Por aquellos tiempos, a veces se concentraba allí el Zaragoza, de cuya plantilla formaba parte. Había venido del Alavés. Me llamó la atención porque entre Marcas y Diarios Deportivos, él era el único jugador que leía el País, circunstancia que, lógicamente, me sorprendió. No hay que olvidar que por aquellos años los periódicos se habían convertido ya en inequívocos signos identitarios. Tanto o más que en la actualidad.

De tal forma que a la corriente de empatía que emanaba de su condición de zaragocista, inmediatamente se unió un flujo de sintonía que trascendió el ámbito de la mera afinidad deportiva. Desde entonces no dejé de seguir sus pasos, allí por donde pasaba, jugando, hablando, escribiendo o “filosofando”.

Al contrario que Pep, y a pesar de sus magníficas cualidades psico- físicas, Jorge ha brillado más fuera que dentro del Campo, bien dentro del vestuario, “iluminándolo”, o en los medios de comunicación, ampliando los horizontes lingüísticos y estéticos del fútbol. En realidad yo diría que ha brillado y continúa brillando en todo cuanto se le permite o decide hacer.

A su condición de excelente comentarista, escritor y pedagogo del fútbol, añade las de “templador” de fieras e ilusionista. Sin embargo, lo que más me seduce de cuanto hace es la naturalidad con la que lo hace.  La elegancia que destila su persona brota con igual soltura y espontaneidad tanto cuando abre la boca como cuando prudentemente calla. Jamás le he oído un mal comentario de un futbolista, por desafortunado o punible que fuese su comportamiento o actitud.

Jorge Valdano ha vuelto a estar en el candelabro por su reciente nombramiento como Director General deportivo del Real Madrid ¡Qué le vamos a hacer!

Esta circunstancia , sin embargo, nos está permitiendo disfrutar más a menudo de sus sabios, certeros y respetuosos comentarios acerca del fútbol, de sus profesionales y de cuantas circunstancias rodean a ese deporte que con tanto ímpetu han incrustado en nuestras vidas.

Por su parte, Pep Guardiola, está viviendo seguramente el momento más álgido y dulce de su carrera como entrenador. Todos aficionados no forofos al fútbol tenemos que agradecerle (con permiso de Cruyf) el regalo que cada día supone ver jugar a este Barça, donde las ideas, la técnica y la armonía elevan nuestro espíritu hasta el punto de hacernos creer que podemos ser mejores personas. Dentro de unos días van a tener la oportunidad de conquistar el único trofeo que el Barça todavía no posee, el Campeonato de Clubes. Espero que tengan suerte y que no regresen de vacío.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>