A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Hay que verla. Y escucharla.

Silvia Pérez Cruz

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=Ak6rwWQYqts

 

Salió al escenario como si tal cosa, sin presentación ni preámbulo alguno. Pero cogió el micro y, a cappella, presentó sus credenciales. Todo era cierto.

Silvia Pérez Cruz posee una voz vibrante, cálida y envolvente, que te llega al corazón sin contemplaciones. Brota de su garganta con una naturalidad y una fluidez semejante a la de los manantiales que salpican el Pirineo, esos que nos invitan a beber o, cuanto menos, a detenernos y refrescarnos las manos y la cara.

Nunca había visto en directo a una cantante que se adentrara por registros más diferentes y que de todos saliera de manera tan sobresaliente. Habaneras, fados, bossa-nova, flamenco…Silvia P.Cruz posee unas facultades difíciles de describir y que pueden convertirla con el tiempo en una auténtica diva de la canción. De hecho al escucharla es difícil no evocar a otras grandes de la música contemporánea, especialmente las portuguesas, Dulce Pontes, Misia…, tal vez por esa sensación que a los profanos nos produce el fado: que parece que siempre suena igual. Pero no es lo mismo, Silvia es si cabe, más virtuosa con su voz, aunque a veces, a mi juicio, abusa de arabescos y filigranas.

Compareció asistida por cuatro músicos amigos -y digo lo de amigos por el cálido trato que les deparó en todo momento-, buenos profesionales, de cuya mano se adentró por caminos de fusión, a veces poco explorados, pero en los cuales ella parecía sentirse muy a gusto.

Creo que en un momento dado, Silvia P. Cruz tendrá que optar entre ella y el público. Es decir, entre pasárselo bien ella y sus amigos, como si estuviera pasando la tarde en el estudio de su casa, o entregarse a la audiencia. Una audiencia que anoche sin duda disfrutó e incluso se quedó encandilada por el talento y el virtuosismo de la artista,  pero que también se percató de que podía haber disfrutado mucho más si los arreglos, el repertorio y la propia puesta en escena hubiesen propiciado una mejor simbiosis entre el escenario y el tendido.

Pero lo dicho: vale la pena verla y escucharla.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>