A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

El momento, oportuno y el empeño, necesario

Mausoleo de Odón de Buen en el cementerio de Zuera

Dos años de nuestro Centro de Estudios

A dos años vista de su constitución, el Centro de Estudios Odón de Buen va alcanzando ya su velocidad de crucero. Durante todo este tiempo hemos comenzado a avivar la llama del pensamiento y la obra de Odón. Aunque nuestros recursos son escasos, como es habitual en este tipo de organizaciones, intentamos cubrir nuestras múltiples limitaciones a base de esfuerzo y de múltiples y solidarias colaboraciones. Normalmente se trata de personas y profesionales que valoran tanto el icono que tenemos como estandarte, como la línea de trabajo que pretendemos asentar. He ahí los  dos ámbitos  de actuación en los que nos desenvolvemos.

El primero, como es lógico, se inscribe en todo lo relacionado más directamente  con nuestra fuente de inspiración: Odón. Docente, científico, emprendedor y explorador impenitente de nuevos caminos. Se trata de él, y de su contexto histórico, de su tiempo. Pero también del Odón que somos capaces de imaginar en los albores del siglo XXI. No resulta nada complicado desplazar en el tiempo ni su amor a la libertad  y al progreso ni sus inquietudes y desvelos o  su generosidad y constancia en el esfuerzo. Todos ellos valores atemporales, al alcance de cuantos  quieran asumirlos. Nosotros lo hacemos.

Nuestro segundo, todavía campo de maniobras, tiene un carácter más puramente territorial y experimental. Estamos en Zuera, en el Bajo Gállego y aquí es donde, modestamente nos gustaría contribuir a crear las condiciones para que el talento que anda semiescondido por ahí, pudiera emerger. El momento no puede ser más oportuno ni el empeño, más necesario. El país está como está, ya sabemos que no sólo nuestro país, pero nadie hará por nosotros lo que a nosotros compete  hacer. Los problemas de carácter internacional deben ser afrontados por  quien tenga la competencia y la responsabilidad para ello, pero hay un ingente trabajo que se puede hacer desde “abajo”, desde cada lugar, desde cada organización, desde cada mente, si conseguimos que prenda la mecha de la esperanza y la unimos a la voluntad resuelta de hacer que las  cosas cambien. No estoy hablando de épica, sino de realismo cotidiano, de imperiosa necesidad.

Nuestros jóvenes andan desconcertados. Están preparados como ninguna otra generación lo estuvo antes, han crecido en libertad y como era su derecho y su obligación, han soñado con horizontes profesionales y vitales cuyo acceso  hoy la realidad les veta categóricamente. Hay que echarles una mano, y una manera de hacerlo es ayudarles a descubrir sus propias capacidades, algo que no se suele aprender en las universidades. Ya sé que esto son palabras mayores y que no es un objetivo que milagrosamente pueda estar al alcance de nuestra organización, pero sí estamos convencidos de que las cosas deben ir por ahí. Y en la medida que lo estamos, queremos o nos gustaría contribuir a hacerlas posible.

De momento, transmitirles que nos sentimos solidarios de su situación y facilitarles, si lo desean, un marco de encuentro y de expresión e incluso de investigación, si como tal entendemos adentrarse en lo desconocido. Toda su vida fue Odón un precursor incombustible y pocos como él tuvieron conciencia de la incansable lucha que había que librar a diario para sacar adelante un proyecto, un sueño, en aquella España, no lo olvidemos, incomparablemente más árida, desarticulada y sórdida que la actual.

O sea, que, ánimo y a la batalla.

Javier Puyuelo

Vicepresidente del Centro de Estudios Odón de Buen

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>