A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

TOUCHÉ (S)

"Los rumores sobre su muerte eran exagerados" (Mark Twain)

Pocas veces una reacción política ha dejado tan a la intemperie una situación de desconcierto en la Oposición, o en los oponentes, como la reciente remodelación del Gobierno llevada a cabo por Zapatero. Lo cual, desde el punto de vista político y mediático, siempre es una buena noticia tanto para él como para todas las personas y sectores sociales que continúan creyendo en él, dentro de los cuales me incluyo. Una vez más se pone de manifiesto que “los rumores sobre su muerte habían sido exagerados” (Mark Twain).

Las sensación inmediata que me ha producido escuchar los comentarios tan precipitados como retóricos de todos aquellos representantes políticos que en situaciones como ésta se ven impelidos a emitir su opinión, ha sido muy parecida a la de aquellos boxeadores que inesperadamente reciben un directo en el mentón y a consecuencia del cual quedan momentáneamente groguis o seminoqueados. Cuando una circunstancia semejante se produce lo normal es que una de las partes se venga arriba y la otra huya y se proteja a la espera de que suene la campana. En esa tesitura nos encontramos ahora. Con el tiempo veremos si nos encontramos en un aturdimiento momentáneo o si la situación deriva en un KO técnico. De momento se ha producido una esperanzadora inversión de papeles.

Después de recibir una tanda de palos injustos, por más que formen parte del contrato, como ningún presidente del gobierno haya recibido jamás, Zapatero vuelve a emerger haciendo una doble diana que ha dejado a todos sus adversarios políticos des-co-lo-ca-dos: los pactos con el PNV y la remodelación ministerial.

Hay que aprovechar el momento para recuperar el terreno perdido, regenerar la ilusión empaña y , por favor, para decirle  a la gente que esté dispuesta a escuchar, serenamente y con un poco más de profundidad, por qué se hace lo que se hace, cual es el origen de los problemas y por qué se adoptan unas medidas y no otras.

Bien explicado, las “personas humanas” lo entendemos prácticamente todo.

Ya conocemos la gravedad de la situación y nosotros, lógicamente, no somos ni tan estúpidos ni tan cínicos para achacarle al Presidente la responsabilidad de la crisis. Los que la crearon son los primeros que se están beneficiando de la misma. Pero no hay que lamentarse, éste es el sistema que tenemos y hoy por hoy no tiene alternativa. Lo que sí debe tener es una respuesta, una actuación que surja desde el campo de la política y, en este sentido, el paso que acaba de dar Zapatero lo es en la buena dirección. No nos va a sacar de la crisis, pero estoy seguro de que si las cosas van moderadamente bien, el mayor peso político y mediático que adquiere el nuevo gabinete de Zapatero tras la remodelación será un factor determinante para acotar todo ese torrente de demagogia y de manipulación informativa, que a diario tenemos que soportar procedente de los medios de comunicación financiados por la derecha económica y social. Que, dicho sea de paso, son la mayor parte.

A Marcelino le serviré plato aparte otro día.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>